A contratiempo revista digital

A Contratiempo
Recuerde escribir las tildes
ISSN 2145-1958 | Jueves 23 de Noviembre del 2017 | RSS

Suite Mítica. Cantos de la Tierra

Compositor: Carlos Gonzalo Guzmán-Muñoz, Reseña: Fabián Alexander Quiroga Laguna

2014-06-25




Untitled Document


Reseña “Suite Mítica para piano solo”

por: Fabián Alexander Quiroga Laguna

Duración: 10 minutos

Composición: 31 de Enero de 2013

1er. Mov. Bambuco

2do. Mov. Canto Embera

3er. Mov. Canta de Guabina

4to. Mov. Chipola



La obra que da título a la reseña fue compuesta por el maestro colombiano Carlos Gonzalo Guzmán Muñoz (Putumayo, 1972) en el año de 2013. Esta suite para piano manifiesta el interés del compositor por la música tradicional colombiana y los lenguajes de la tradición erudita europea. La obra consta de 4 movimientos que tienen en común el estar inspirados en cantos o danzas de música tradicional de Colombia. Los movimientos están organizados de manera tal, que se contrastan de forma intercalada, iniciando con un movimiento lento.


I. Don Chucho (Bambuco)

Este movimiento que introduce a la Suite Mítica, inicia con un fuerte acorde que permanece resonando mientras se presenta el tema en modo frigio, el cual evoca al bambuco. La armonía de grandes bloques cuartales en conducción paralela, remiten al impresionismo por su colorido e intensidad. A lo largo de la primera parte la textura se va enriqueciendo con el ingreso de planos hasta llegar a la parte intermedia en la cual se aligera la textura y la intensidad rítmica. Esta sección presenta un carácter más tranquilo que la anterior y nos prepara para la emocionante parte final en la cual se vuelve a presentar la melodía en acordes, esta vez acompañada por un ostinato rítmico, una contramelodía y el bajo que acentúa el primer tiempo. Esto desemboca en arpegios en los que se diluye la melodía para, sorpresivamente, volver a escuchar el tema y finalizar.


II. Canto embera

Contrastando con las grandes sonoridades del movimiento anterior, Canto embera utiliza como material principal una melodía que consta de dos alturas, mi y sol. Este canto presenta una gran cantidad de cambios métricos que generan un esquema de 18 compases el cual determina la forma y su fuerte carácter rítmico. En cada aparición del esquema, el canto es presentado de diversas formas que van desde la melodía con acompañamiento, hasta la fragmentación melódica, pasando por el contrapunto imitativo con adición de voces. La expansión registral, que llega a los extremos del instrumento, añade dirección e interés tímbrico, lo cual es resaltado delicadamente por el uso de los pedales de sustain y una corda.


III. Canta de Guabina

La Canta de Guabina, vuelve a presentar la sonoridad impresionista planteada en el bambuco. El movimiento inicia presentando un tema con reminiscencias de guabina ataviado con ágiles arabescos que generan una atmosfera con gran color y que exploran los distintos registros del instrumento. Una dulce y breve melodía emerge de esta textura y con su desaparición la primera parte va cerrando. En la sección central entra una bella melodía sobre sonoridades cuarticas libre de adornos, se aligera la textura y el bajo hace pequeñas apariciones aportando profundidad. Posteriormente reaparecen los ornamentos y la música fluctúa entre los registros grave y agudo mientras la melodía se va difuminando cediendo su protagonismo a los arabescos. Al igual que en el primer movimiento, reaparece parte del material melódico presentado inicialmente, esta vez en el registro agudo sobre resonancias del bajo dando fin a esta sección.


IV: Chipola

La suite cierra con Chipola, la cual nos lleva directamente a la música del llano. Este movimiento presenta un ostinato rítmico-melódico en el registro agudo el cual está presente a lo largo de toda la pieza. El tema es presentado en el registro medio y se va desarrollando de manera tal, que se va alejando armónicamente de la idea planteada en el ostinato hasta llegar a crear ambientes politonales para posteriormente retornar. Los materiales tienen la tendencia a permanecer en el registro medio lo cual le da una sonoridad dulce a pesar de ser incesante en el aspecto rítmico. La obra se va desarrollando a través de la superposición de planos, al ostinato y a la melodía se suman  otra melodía más aguda y lenta además de otra voz que interactúa de forma contrapuntística con la melodía principal. Estos planos en ocasiones redistribuyen la métrica de 12/8 generando una fuerte poliritmia y estratificaciones de pulso. Finalmente el ostinato es octavado descendentemente, la obra se expande registralmente, para concluir con el ostinato acompañado de apariciones libres del bajo y arpegios que recuerdan movimientos anteriores.


0 comment

Please insert the result of the arithmetical operation from the following image
Enter the result of the arithmetical operation from this image

Fabián Alexander Quiroga Laguna

Candidato a Magister en creación musical, nuevas tecnologías y artes tradicionales de la UNTREF de Argentina. Compositor, investigador y docente formado con los maestros: Alejandro Iglesias Rossi, Fernando Rincón y Rodolfo Acosta, entre otros.

Ha sido premiado por la Fundación Mazda para el arte y la ciencia, por el Ministerio de Cultura de Colombia y la Secretaría Distrital de Cultura gracias a su labor compositiva. Reconocido en la Gran Enciclopedia de Colombia de la Casa Editorial el Tiempo, como uno de los compositores más relevantes de las recientes generaciones.

Sus obras han sido interpretadas por reconocidos músicos en el marco de ciclos, festivales y seminarios como: Colón Electrónico y el Festival de Nueva Música Latinoamericana, en importantes escenarios de la capital colombiana como los Teatros Colón y Delia Zapata, los auditorios León de Greiff y Fabio Lozano y el Museo Nacional de Colombia, así como fuera del país.

Ha participado como investigador en el área de pedagogías para la estimulación de la inteligencia musical bajo la dirección de la Maestra Ligia Asprilla en proyectos para Colciencias y el IDEP.

Su obra ha sido grabada y publicada por Colciencias y el CCMC, entre otros.

ImprimirInicio