A contratiempo revista digital

A Contratiempo
Miércoles 20 de Setiembre del 2017
ISSN 2145-1958 | RSS

Tierradentro: 'debajo de la mesa', Producción independiente, 2013

Federico Ochoa Escobar

2014-07-01
Untitled Document

El grupo Tierradentro lanzó a finales de 2013 su disco Debajo de la mesa (puede ver y escuchar su primer sencillo, del mismo nombre, en https://www.youtube.com/watch?v=gRAUBcUMUXU). Esta producción marca un hito en la producción de músicas de fusión en el país. Pero antes de abordar el tema del disco, retomemos un poco de la historia previa.

Tierradentro es un grupo musical que se conformó casi dos décadas atrás con el fin de interpretar la música que acompañaría los montajes del Ballet Folklórico de Antioquia. En ese entonces, los montajes coreográficos de esta corporación artística eran esencialmente una versión “estilizada” de diversos bailes considerados folclóricos en el país. Dicha “estilización” se fundamentaba básicamente en la incorporación de pasos, técnicas y estéticas importadas de la tradición del ballet clásico, a diversas danzas consideradas tradicionales en el país. La Guaneña, el Mapalé, el pasillo voliao, entre otros, eran piezas infaltables en sus presentaciones. De esta manera, el grupo musical se limitaba a reinterpretar las piezas más tradicionales en cada género, intentando ajustarse en gran medida a los formatos y técnicas tradicionales, pero, en el caso de la música, con poca articulación de técnicas y estéticas de la llamada música clásica. En este sentido, el grupo intentaba recrear lo más fielmente posible un conjunto de guabina, un formato de percusión típico de la costa atlántica colombiana, o un conjunto andino de cuerdas, según el baile escogido. Es así como Tierradentro era entendido como un apéndice del conjunto de baile; los encargados de interpretar la banda sonora sobre la cual los bailarines con sus pasos, movimientos y coreografías se robaban el show.

A lo largo de los años, los integrantes de Tierradentro iban cambiando, sin que con ello la estética del grupo y su función se transformaran radicalmente. Sin embargo, en 2005 asume la dirección el guitarrista, compositor y arreglista Juan Pablo Acosta, quien tiene en mente una visión diferente, más ambiciosa y arriesgada: busca que Tierradentro tenga una identidad propia, y que su música sea valiosa, tanto como acompañante de la compañía de baile, como por sus propias presentaciones. Juan Pablo se da entonces a la tarea de cambiar la estética del grupo y su función: comienza a componer temas y no se contenta con reinterpretar canciones del “folclor”; se propone hacer novedosos y arriesgados arreglos; se dedica a la investigación de las músicas folclóricas colombianas para apropiarse de sus lenguajes musicales, utilizarlos con propiedad y reinterpretarlos según su propia mirada, su propia apuesta estética. En suma, busca que Tierradentro tenga un alto nivel estético, musical y comunicativo, que no se limite a acompañar al grupo de danzas, sino que vuele por sí mismo.

El primer trabajo discográfico que producen con esta nueva visión se llama Se Quiere Desbaratá (2006), al que le siguió Rumba Colombiana (2008). Ambos trabajos están conformados exclusivamente de canciones inéditas, compuestas por Juan Pablo Acosta y arregladas por él y el grupo en conjunto. Su propuesta es componer canciones con diferentes ritmos y géneros folclóricos de Colombia, principalmente de las costas Atlántica y Pacífica. Sus composiciones demuestran un amplio conocimiento de cada género abordado, tanto desde la parte instrumental, como desde los arreglos y las letras. Porro chocoano, levantapolvo, fandango, tambora, bullerengue, puya, entre otros, son géneros del folclor de Colombia que Tierradentro conoce, interpreta a la perfección y reinventa con sus composiciones y su propuesta musical.

A fines de 2013, cinco años después de su gran Rumba Colombiana, Tierradentro lanza su disco Debajo de la mesa. Son cinco largos años, un tiempo infinito para sus seguidores, pero el que Juan Pablo consideró necesario para madurar su nueva apuesta musical. Si bien este disco se sigue basando en músicas folclóricas colombianas, principalmente de la costa Atlántica -a pesar de ceñirse en algunos temas de manera bastante fiel a los formatos y lenguajes musicales propios de cada género-, este disco no suena a folclor. Si con los anteriores trabajos el grupo se inscribía fácilmente en la categoría World Music, ahora parece acercarse más a estéticas como las del famoso grupo Calle 13: música de carácter más comercial que erudito, más popular que del gusto de un ghetto, más cercana a las estéticas del mainstream que a agrupaciones de culto como Totó la Momposina. Pero este guiño con el comercio lo hace Tierradentro sin perder un ápice de su calidad musical; por el contrario, su nivel interpretativo crece día a día, aprovechando el lujo –del que gozan pocos grupos musicales- de ensayar 2 o 3 veces a la semana, al estar contratados por la corporación Ballet Folclórico de Antioquia. Este privilegio les ha permitido un nivel de acople y perfección difícil de igualar en nuestro medio, lo que se evidencia en temas como “Esta es la puya”, el cual fue grabado en vivo, con muy poca intervención en el proceso de posproducción y mezcla. En este tema, a manera de chanza, el genial bombardinista y trombonista Edward Montoya (actual trombonista de la orquesta de Wille Colón) se bate a duelo con el clarinetista Sebastián Pérez, en una lucha por quién interpreta mejor el famoso tema “El vuelo del moscardón”, mientras el grupo los acompaña a ritmo de puya barranquillera.

La calidad de este disco, al igual que su Rumba Colombiana, sobresale en la producción musical del país, calidad que refrendan en cada presentación en vivo. Debido a su gran nivel artístico y a la amplia aceptación de su propuesta, Tierradentro ya realiza conciertos y giras propias, independientes del conjunto de danza de la corporación Ballet Folklórico de Antioquia, lo que los ha llevado a realizar numerosos conciertos en países tan diversos como Estados Unidos, Emiratos Árabes y Cuba, país este último en el cual recientemente fueron galardonados con el Premio Internacional Cubadisco por su más reciente álbum.

Cada tema del disco Debajo de la Mesa es una sorpresa para los oídos. Al igual que las buenas películas, o el buen arte en general, cada canción resiste una, dos, diez, infinitas escuchas, y en cada una se logra percibir algo nuevo, algún giro armónico, adorno melódico, fraseo musical, revuelo del tambor, síncopa inusual, o letra ingeniosa que te obliga a reaccionar, a tener los cinco sentidos puestos en la música, a disfrutarla, sentirla y gozarla, y a sentir la imperiosa necesidad de tener siempre este disco encima de la mesa.

Integrantes de Tierradentro:

Juan Pablo Acosta: dirección, composiciones, arreglos, guitarras, cuatro, platillo chocoano y coros.
Cristina Escamilla: voz líder.
Diego Lopera: piano, coros y maraca.
Edward Montoya: trombón y bombardino.
Joe Rodríguez: tambor alegre y congas.
David Moná: batería y tambora.
Gerson Garcés: bajo.
Sebastián Pérez: clarinete y saxos.

ImprimirInicio