A contratiempo revista digital

A Contratiempo
Lunes 20 de Mayo del 2024
ISSN 2145-1958 | RSS

La gaita negra colombiana. Producciones independientes



2012-01-16 / Revista Acontratiempo / N° 17


Título de los discos: Gaita negra y La Flor del Melón

Imagen 1


Desafortunadamente muy poco o nada se conocen y se apoyan en Colombia producciones discográficas independientes de músicos “tradicionales” colombianos para quienes no deja de ser difícil abrirse camino en la escena e industria musical en el país. Es el caso de “Gaita Negra” y “La Flor del Melón. Paíto, Gaiteros de Punta Brava” cuyo director es “Paíto” Sixto Silgado Martínez, excelente músico y compositor nacido en 1939 en Flamenco, un pequeño corregimiento de María la Baja en el departamento de Bolívar, Colombia.

Ganador en varias ocasiones de importantes festivales de la música de gaita como el Festival Nacional de Gaita de Ovejas (Sucre) y los Festivales de Gaitas de los barrios el Socorro y Ternera en la ciudad de Cartagena, en los años 60 este gran representante de la tradición de la gaita negra, propia de los Montes de María, se fue a vivir a Isla Grande en Barú, momento en el que creó su primer grupo junto al tamborero Encarnación Tovar, “El diablo”, hoy fallecido.

El primer disco de “Paíto” Sixto Silgado, quién de hecho ha participado tocando en grabaciones de agrupaciones colombianas como Curupira o Los Aterciopelados, fue “Gaita Negra”grabado en el 2004 gracias a la iniciativa de Urián Sarmiento y Felipe López directamente en Isla Grande. El CD del cual cabe subrayar la excelente calidad de las grabaciones y en general del resultado final, terminó de producirse en el 2006 en Bogotá.

En la música de gaita, cuyo formato actual incluye una gaita hembra, una gaita macho, una maraca, un tambor alegre, un llamador, una tambora y voz, existen tres aires : la Gaita corrida, el Porro de gaita y Merengue o Puya. En el primer disco de Paíto, encontramos aires de porros, sones de gaita, gaitas corridas y merengues así como el fragmento de una entrevista hecha a “Paíto” que pueden escuchar a continuación. Entrevista

“Cuando yo aprendí a tocá gaita, el viejo mio era gaitero… Papá me llevaba pa la casa y cuando tenía el tiempo desocupado me hacía mi gaitica cortica y me ponía yo ahí a chuzar mi gaitica; todos los días cogía mi gaitica, cuando venía del monte cogía mi gaitica, ahí fui creciendo”.

El encuentro de este músico con músicos citadinos parece haber tenido un momento clave al rededor de 1999 cuando “Paíto” y su grupo viajaron a tocar a Bogotá por primera vez gracias a Rafael Ramos. En esa ocasión “Paíto” tuvo la oportunidad de intercambiar con varios jóvenes músicos, entre ellos precisamente Urián Sarmiento. Diez años más tarde y después de haber grabado "Gaita Negra", en abril de 2009 apareció el segundo disco de Sixto Silgado “La Flor del Melón. Paíto, Gaiteros de Punta Brava” grabado en ConstainStudios en Bogotá. En ese segundo disco a parte de los ritmos presentados en el primero, se incluyen rondas infantiles, un bullerengue sentao y un fandango de los cuales 2 temas fueron digitalizados de los originales en casete.

La flor del melón


Ese mismo año gracias a la gestión de Natalia Parrado, etnomusicóloga residente en París que trabaja sobre la gaita negra, “Paíto” viajó a París en dónde tuvo la oportunidad de hacer varias presentaciones y una clase magistral con músicos europeos y colombianos.
Después de su regreso de Europa dió un par de conciertos en Bogotá en el Museo Nacional y otro en la Biblioteca Nacional para promocionar el disco y posteriormente viajó a Brasil en donde también hizo varias presentaciones.


Los temas de las canciones de los dos CDs, como en muchas de las composiciones de músicos “tradicionales”, relatan pequeñas historias del día día, sentires y anécdotas de la vida de "Paíto". Acá un fragmento de un porro, uno de los temas del disco “Gaita Negra” : La promesa

“Yo mi voto no se los doy

claro por que tengo razón

porque la peor vaina que hacen

    es descomponer la nación

    Cuando llegan a la presidencia

    se les olvidan las promesas

    por eso es que tienen plata

    no compadecen de la pobreza”


La versatilidad de las composiciones, el estilo improvisativo, las diferentes dinámicas interpretativas y la riqueza melódica de los temas de “Gaita Negra” y “La Flor del Melón. Paíto, Gaiteros de Punta Brava” son una valiosa muestra de la calidad musical de estos trabajos discográficos de Sixto Silgado y su grupo.

"Paíto", para quienes tenemos la suerte de haber compartido algunos momentos con él sabemos que es un hombre con mucha fuerza, de una gran riqueza humana e igualmente un gran músico con una sorprendente destreza y sentimiento para tocar e improvisar con la gaita.
Hace unas semanas tuve la suerte de escucharlo junto a "Lamparita" Franklin Tejedor (joven y gran percusionista palenquero) tocando con Curupira en un bar en Bogotá y me impresionó mucho que a pesar de sentirlo ajeno al trajín de Bogotá, su tranquilidad era palpable. Su habilidad para acoplarse a los demás músicos con los que tocó fue indiscutible y en resumidas cuentas fue en gran parte él quien llevó la batuta del espectro sonoro en cada una de sus intervenciones esa noche.
Una vez más pensé mientras lo escuchaba lo ambiguo que es que en un país que promueve la "protección" de su diversidad y patrimonio cultural músicos como él no reciban un real y merecido reconocimiento por sus saberes y sus aportes a la cultura musical de Colombia.

Esperando que las cosas cambien para "Paíto" y para muchos otros músicos como él, por un lado es necesario valorar la iniciativa, la dedicación, el amor y el interés que algunos y algunas han tenido de ayudar, con sus propios medios, a músicos "tradicionales" para venir a Bogotá, para salir del país y dar a conocer su música dictando talleres, tocando y como sucedió con "Paíto", grabar discos de forma independiente y de muy buena calidad.
Por el otro, como ya se mencionó al principio, desafortunadamente esas grabaciones no han tenido el apoyo ni la difusión por parte de la mayoría de entidades culturales colombianas, medios de comunicación o del sector privado. Es por lo tanto indispensable cuestionar cuales y cómo son las condiciones actuales en las que estos músicos "tradicionales" se ven obligados a trabajar y a intentar salir adelante en una escena musical nacional y global en la que aparentemente prima el desarrollo del mercado y la industria cultural sin tener en cuenta, en muchas ocasiones, las realidades, las preocupaciones y los deseos de los músicos.

Para mayor información pueden visitar la siguiente página :

www.myspace.com/paitogaitero

ImprimirInicio